El once, tango mortal

3min 18
Nº2054 - al de Enero de 2020
por Antonio Pippo

Corría la madrugada del 21 de setiembre de 1924.

En el hospital Piñero de Buenos Aires, el administrador, de apellido Bonnet, dormitaba en un sillón de su despacho cuando, por una ventana, se introdujeron cuatro personas cubiertas por sábanas blancas, a los gritos y portando armas de juguete. Bonnet se despertó sobresaltado, y aún en medio de la confusión tomó un revólver de su escritorio y disparó contra quienes creyó intentaban asaltarlo: el destino quiso que matara a Ernesto Wellington O’Farrell.

Continúa leyendo, forma parte de nuestra comunidad.